Diana Barba Von Bertrab se acercó a Dios mediante el sacramento de la comunión, motivo por el cual dio gracias a Dios en la capilla San Peregrino Laziosi.
Familiares y amigos de la neocomulgante se reunieron en el recinto para presenciar el momento en que tomó por primera vez el cuerpo y la sangre de Cristo, simbolizados a través de la hostia y el vino que le fueron otorgados por el ministro de la Iglesia.
Entre los asistentes, destacó la presencia de Javier Barba y Heidi Von Bertrab de Barba, papás de Diana, quienes se mostraron orgullosos de acompañar a su hija en su primera comunión.
Durante la ceremonia, el sacerdote bendijo a la familia Barba Von Bertrab, augurando para ésta, hermosos momentos en su vida futura, asimismo, deseó salud y bienestar a Diana.
Más tarde, dirigió una bella homilía, a través de la cual citó hermosos pasajes bíblicos que explicaron con mayor claridad el significado de los sacramentos.
Al final, Diana recibió la bendición, causando el espontáneo aplauso por parte de sus seres queridos, mismos con los que se reunió a las afueras del recinto sagrado para recibir felicitaciones y cálidas muestras de afecto.

Compartir
Artículo anteriorFestejo de amor
Artículo siguienteMasacraron a Tigres