Con gran alegría, Elena Verónica Charcas Gutiérrez arribó a la Casa de Dios para recibir por primera vez el cuerpo y la sangre de Cristo.
Durante su visita al recinto sagrado, la niña estuvo acompañada de sus familiares y amigos más cercanos, destacando la presencia de sus papás: Roberto Charcas León y Verónica Mireya Gutiérrez Romero.
Asimismo, compartió inolvidables momentos con sus padrinos: Gerardo Ballesteros Lara y Claudia Elizabeth Muñoz de Ballesteros, de quienes recibió felicitaciones y cálidas muestras de afecto.
Emotivo fue el momento en el que el ministro de la Iglesia invitó a Elena Verónica a reflexionar en el significado de la comunión, exhortándola a realizar ordinariamente el acto de confesión para así ser merecedora a la comunión, por lo menos en cada misa dominical, asegurando que de esta manera, podrá estar cerca de Jesús, quien a partir de ese momento se convirtió en su amigo inseparable.
Después, Elena Verónica se arrodilló para recibir la primera comunión, compartiendo oraciones con sus papás y padrinos.
Al final, salió al atrio de la capilla El Pueblito para reunirse con sus seres queridos, de quienes recibió felicitaciones y lindos obsequios.
Más tarde, la familia Charcas Gutiérrez, ofreció agradable festejo en el jardín del Gran Hotel Alameda donde prevaleció agradable convivencia.