GUANAJUATO.- Durante su preparación para encarnar al narcotraficante César en la serie La Querida del Centauro, el morbo se apoderó de Vadhir Derbez.
Y es que el actor contó en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato que siente una extraña fascinación por la gente sanguinaria y trastornada, aunque siempre ha abordado el tema con respeto.
“Hice varias lecturas e investigué casos como el de ‘El Chapo’ y otros narcotraficantes famosos. Veía documentales y videos sobre gente psicópata, para analizar sus reacciones y forma de pensar.
“Como actor, quería entender (esa maldad) y repetirlo en escena. A mí me encanta ver ese tipo de cosas, me gana el morbo muy cañón, pero trato de no llevármelo, sé poner mis barreras”, explicó Vadhir.
El hijo de Eugenio Derbez presentó en Guanajuato su nueva cinta, El Tamaño Sí Importa, y ahí contó que tuvo que aprender a usar armas para pulir los movimientos de su personaje en la serie.
“Usé armas, cosa que no me había tocado en otras series. Se me antojaba hacer algo así por la acción y lo denso del tema. Son armas reales, pero con balas de salva. Me dieron desde pistolas normales hasta rifles”.
Sin embargo, el actor subrayó que el crimen organizado no es algo que deba tomarse a la ligera, con todo y que interpretar a un capo representó un reto actoral. (Enrique Navarro/Agencia Reforma)