Minerva Castellanos
Agencia Reforma

¿Un entrenamiento que combina cardio con tensión muscular mientras simulas tocar la batería con baquetas de plástico al ritmo de la música?
De esto se trata la clase Pound Rockout Workout, fundada por las estadounidenses Kirsten Potenza y Cristina Peerenboom en el 2010, bajo un solo objetivo: “¡Brindarte el permiso de rockear!”.
En sólo una sesión de 50 minutos se pueden combinar ejercicios isométricos, pliométricos y posturas basadas en pilates y yoga, junto con ejercicios cardiovasculares y de quema de grasa, que además incluye todos los beneficios de tocar la batería.
“Te diviertes muchísimo porque te enfocas más en los golpes que le das al piso junto con el ritmo de la música, en lugar de concentrarte en el ejercicio que estás haciendo y en el dolor que te está causando”, comenta Claudia Miñarro, instructora de la clase de pound en Monterrey.
La entrenadora de 23 años se interesó en este método el año pasado cuando vio anunciado el curso para certificarse en Boston.
“Siempre fui una persona activa; desde chiquita estaba en el equipo de basquetbol hasta que me salí en prepa, y comencé a buscar algo más que me mantuviera motivada”, comenta Miñarro.
“Me metí al gimnasio y me aburría la rutina, luego comencé con yoga y me encantó, y seguí buscando otras clases en donde no estuviera contando el tiempo y esperando a que ya se acabara”, dice la también entrenadora de yoga.
Tras una investigación por internet se enteró de este programa que está de moda en Estados Unidos, y decidió certificarse con el fin de traer un nuevo método a Monterrey e inspirar a muchas mujeres a tratar con algo diferente.
“Lo importante de pound es que ejercitas tus brazos toda la clase y a la vez liberas tu estrés porque le pegas al piso y a las mismas baquetas todo el tiempo junto con el beat de la música”, comenta Miñarro, agregando que la efectividad del entrenamiento hace que trabajes todo el cuerpo sin darte cuenta hasta el día siguiente.
“Casi siempre me mandan mensajes mis alumnas un día después para decirme que no se pueden mover, que no pueden subir las escaleras y que les duele todo el cuerpo porque trabajaron músculos que ni ellas sabían que tenían”.

SOBRE POUND ROCKOUT WORKOUT
La innovadora forma de ejercitarse comenzó cuando las amigas Potenza Peerenboom tocaron la batería en una fiesta sin un banco en donde se pudieran sentar, por lo que decidieron hacerlo en cuclilllas.
A la mañana siguiente se percataron que el dolor de su cuerpo era muy parecido a aquel que se siente después de hacer pilates, por lo que se enfocaron en crear unas rutinas sencillas en las que tocaban una circunferencia en el suelo con unas baquetas especiales.
Las baquetas, llamadas Ripstix, no son como las que vemos normalmente en los conciertos de rock, pues tienen el doble de peso que unas comunes, son de plástico y de color verde fosforescente.
“El color verde neón no sólo es por diversión; estudios han demostrado que este color es importante para que el cerebro detecte tu propio movimiento mientras entrenas”, explican las instructoras en su página de internet poundfit.com.
De esta manera las alumnas tienen la oportunidad de sacar ese pedazo de rockeras que tienen en el interior trabajando con agilidad, resistencia, coordinación y fuerza en armonía de bandas como Blink 182.
“La música es un elemento clave para mantenerme motivada; con una de las rutinas súper difíciles de pompi, empiezo a cantar la canción para distraerme y olvidarme del dolor, y así comienzo más a disfrutar el entrenamiento”, comenta Adriana Uribe, alumna de Claudia.
Según Miñarro, otro factor que también impulsa a las personas a seguir viniendo a su clase es la transformación que ven en su cuerpo en poco tiempo.
“Me doy cuenta que a mis alumnas les encanta porque nunca faltan y empiezan a aguantar más la clase sin hacer pausas”, dice.
“También está muy padre cuando empiezan a notar los cambios en sus brazos, abdomen, pierna y pompi y también en su nivel de resistencia, pues algunas ya pueden durar toda la canción con las posiciones que corresponden en el entrenamiento”.