Silvia Guerra

Debes asistir a entrevistas de trabajo, pero es verano y ante todo quieres que tu presentación física sea impecable, sin fallo, ¡sin sudor! No hay nada que llame más la atención que una persona que suda profusamente durante una entrevista, ¿no es así? Ya de por sí, podríamos considerar una entrevista como algo estresante, por lo que conviene tener calma y relajarse para que tu ansiedad y estrés no te hagan sudar. Recuerda que tu interés es que el entrevistador se fije en lo que dices y no en cómo sudas y manchas tu ropa. Si quieres realmente impresionar a la otra persona, debes mantener la calma.

No es recomendable que a una entrevista vayas vestido con algo distinto a un traje azul marino o gris oscuro, si eres hombre, ya que es el atuendo adecuado y presentable para demostrar respeto e interés por el puesto, además de que denota formalidad. Quisiera recordarte también de que tu cabello debe ir perfectamente peinado y de preferencia corto; las mangas de tu camisa deben ser largas, tu ropa debe ir bien planchada; procura llevar loción de un aroma discreto; si llevas barba o bigote, que estén bien cuidados; coordina bien tu corbata; uñas cortas y limpias y por último, unos zapatos boleados y limpios.

Todo esto es muy importante que lo tomes en cuenta al asistir a tu entrevista de trabajo, pero también es importante que al estar ahí y aunque haga calor, no sudes como loco para no causar la impresión equivocada.

A continuación te doy los tips para que procures que el sudor en una mañana de verano, no se haga presente…

  1. Prepara bien tu entrevista e infórmate bien de la empresa y el departamento al que deseas entrar para que ninguna pregunta te tome desprevenido. Prepara también varias copias de tu currículum por si es necesario que entregues más. Esto evitará que sudes de nervios.
  2. Llega con anterioridad. Nunca sabes si tendrás que subir escaleras para llegar a tu entrevista, llegar con suficiente tiempo hará que tu ritmo cardiaco se normalice y tu temperatura corporal se equilibre.
  3. Lleva el saco y la corbata perfectamente doblados y sin ponértelos para evitarte el exceso de calor. Llega directo a un baño para colocarte las prendas antes de entrar.
  4. Procura que el forro de tu saco no sea demasiado grueso para evitarte que te genere demasiado calor.
  5. Utiliza un desodorante para sudoración profusa que te ayudará a mantenerte seco.

Relájate, todo está listo y tú también. Mantén tu enfoque y sé asertivo a la hora de hablar. Ya verás que tu entrevista será un éxito.

El Poder de tu Imagen.

silvia@consultoriadeimagen.com.mx