Por: Daniel Amézquita

Los estómagos

Luna Miguel

Ed. La Bella Varsovia 2015

Es una poeta española de 26 años quien ha movido la escena literaria de su país y fuera de él, su desenfado y sinceridad, puesto al servicio del arte poética, ha calado hondo en las y los jóvenes lectores, y en la crítica especializada. Con sus cinco poemarios ya es referente de una nueva y rejuvenecida poesía alejada de los cánones y los moldes establecidos, es periodista cultural, traductora y editora, sus temas son el cuerpo de las mujeres, la naturaleza de la maternidad y sobre su generación de los años noventa en un contexto social sobre-informado y avasallante. Ella dice que la poesía debe ser un comunicante y que la literatura lo es todo en la vida de los autores. Sus libros y poemas se pueden buscar en la red, así como seguir su blog que es una especie de diario; leer a Luna Miguel es toparse de frente con lo que ya sabemos, pero no podemos decir; con lo que callamos, pero queremos gritar.

La mascota soy yo. La mascota se saca de paseo a sí misma

en un acto de tranquila rebeldía. La mascota no conoce el verano.

La mascota se come a sí misma en un acto de amor. La mascota

tiene órganos y todos se encuentran entre el pecho y la vagina.

 

El fin del mundo debería ser así

Dos personas abrazadas en mitad del desconcierto.

 

Tranquilas pero tristes.

Con lágrimas pero soportando.

 

Collected poems

Sujata Bhatt

Ed. Carcanet Press 2013

Poeta de origen hindú que radica en Alemania, es reconocida su labor para reivindicar la participación de las mujeres en la poesía de la India, ha sido galardonada con innumerables premios y participó en el Encuentro Internacional de Poesía de la Ciudad de México en 2014. En su obra encontramos la mezcla de la antigüedad y modernidad, donde el erotismo y la naturaleza, la mística y la realidad violenta, convergen en un lenguaje dinámico y exótico. Sus temas varían entre el posicionamiento de las mujeres ante un mundo del que han sido relegadas en la mayor parte de su historia; de las tradiciones fantásticas que se superponen a las desgracias; y el amor rodeado de un paisaje tropical y lleno de vida. Leer a Sujata Bhatt es un gozo ante la maravilla y la amplia gama de matices que tienen sus poemas.

Te las ingeniaste para deslizarte dentro mío,

te las ingeniaste para enrollarte todo, apretadamente en mi pecho.

Quiero que te acuerdes

de las vincapervincas, los narcisos,

la glicina, los lirios, el codeso;

de las vacas que caminaban con lentitud para olfatear,

de los manubrios que torcimos mientras montábamos en bicicleta a través de tantos árboles,

de tantos cielos y hierbas.

 

La voz del fantasma que quiere

morir una vez más, pero esta vez

en un cuarto mejor iluminado y con fragantes flores

y con otros parientes.

La voz del lago congelado.

La voz de la niebla.

La voz del aire mientras nieva.

La voz de la niña

que aún ve unicornios

y conversa con ángeles cuyos nombres conoce.

La voz de la savia del pino.

 

Y después las voces se tornan más y más altas.

A veces las oigo reírse de mi confusión.

 

Y cada una de las voces insiste

 y cada una de las voces sabe

que es la única y verdadera.

 

La belleza de mi marido

Ane Carson

Ed. Lumen 2003

Poeta canadiense quien cuenta con una larga trayectoria en las letras, es ampliamente reconocida en torno a su labor académica sobre los clásicos griegos. Cuenta en su haber con 12 títulos de poesía, algunas veces catalogada como compleja y abstracta, en sus poemas mezcla material de diversas disciplinas para efecto del contenido, para expresar una visión particular sobre temas específicos. Difíciles, crudas, absurdas y terriblemente verdaderas son sus imágenes que conmueven e incomodan. Reconocerse en los poemas de Anne Carson es mirarse en el espejo y saber que el amor, la introspección, el pensamiento, la tristeza y demás temas son una multiplicación infinita y por lo tanto una ecuación poética de una gran profundidad y belleza.

Estaba yo

En un portal y él detrás de mí sus labios en mi cuello.

Nuca.

Un agujero en el tiempo nos muestra a ti y a mí este momento,

Mellado allí donde los bordes del cambio sináptico

Se licuan en los muros borrosos de otros días:

una -memoria flash- dicen los neurólogos.

 

Casa en ruinas

Arlette Luévano

Ediciones La Rana 2007

 

Aguascalientes tiene una tradición poética por naturaleza, la producción es vasta y las mujeres han tomado un espacio sumamente específico en el cual encuentran los materiales para construir su obra. La nostalgia, la soledad, la tristeza y la condición de las mujeres ante el mundo son algunos de los temas que se expresan en sus poemas. Existe una verdadera maestría en el uso de las palabras para externar una aflicción que puede parecer sutil, pero se lleva a los extremos, el aliento falta ante las imágenes que nos muestran el pasado y el presente que confluyen con fantasmas y recuerdos imborrables. Leer a Arlette Luévano es entrar a un mundo en el que ya no podrás salir, te perseguirán sus palabras hasta quedarte solo y solamente ahí encontrarás consuelo.

 

Cuando regresé a esta casa,

olía aún al incendio,

el fuego que sucedió mientras no estuvimos,

la destrucción cruel, a medias,

que permitió sobrevivir a los muros

y verlos consumirse

solos solamente.

 

Diorama

Rocío Cerón

Ed. Tabasco 189 | UANL 2012

 

Poeta capitalina que en sí misma es un experimento, una búsqueda constante entre las formas, volúmenes, sonidos e intenciones. Cuenta con una larga trayectoria en la impartición de talleres para encontrar las herramientas y los recursos posibles para expresar el arte y por consiguiente la humanidad. Leer a Rocío Cerón es entrar a un laboratorio y que las reacciones entre las sustancias químicas produzcan una explosión de palabras e ideas.

Caramelos y una hormiga. Breve ataque de asma. Sedosas las patas recorren un dedo meñique. Este paisaje no es política: hueco, centro de bala o poema. Dos muros hacen un baldío entre sí. Menta, el caramelo es sabor menta. Huella.

 

Un sable en la memoria

Claudia Santa-Ana

ICA 2001

 

Claudia Santa-Ana ha mantenido una trayectoria ejemplar en la gestión cultural, a la par de sus búsquedas poéticas, es el reflejo puro sobre las palabras de reflexión y extraordinaria sensibilidad. El arte de los esgrimistas que diseccionan en la memoria los recuerdos y el pensamiento, de la lamentación a la exaltación del ser amado. Se percibe en cada verso, construidos con exactitud milimétrica, la magnitud de posibilidades en el arte, la multiplicidad de visiones acerca de temas como el arte mismo, la soledad, la naturaleza esplendorosa y los rostros de los desconocidos; todos ellos momentos luminosos que ciegan justo cuando la hoja del sable traspasa el nombre de las cosas. Leer “Un sable en la memoria” se convierte en la experiencia de vivir y ser poesía al pronunciar, al someter nuestra mente al patíbulo de la belleza.

 

Alguna vez escuché arrastrar los grilletes

Con el músculo más largo que contrae

Al silencio, tensar su voz con hilvanes de plomo.

Después de sitiar

Los muelles que regresan su aliento al mundo

Su nombre fue legión de humo. Un alcatraz

Reventó su faz de luna.

En su camafeo de pétalo tibio

Labrado en relieve algún beso.