La actual administración municipal ha cancelado más de 250 licencias reglamentadas, entre las que predominan tiendas de abarrotes con permiso para venta de alcohol, y centros nocturnos y bares; si bien en su mayoría han sido reasignadas, el secretario del Ayuntamiento, Manuel Cortina Reynoso, aseguró que cerrarán la administración con al menos 30 licencias menos que como la recibieron.
“Se ha estado buscando cancelar las que no están en uso, las que tienen falta de pago, o algunas que tienen acumulación de sanciones que son las menos; hemos estado autorizando con un análisis muy minucioso nuevas licencias, para evitar que haya proliferación, tenemos ahorita menos licencias que cuando entramos en 2014, más o menos estamos 30, 35 licencias abajo del número de licencias que recibimos, la meta es salir de este Municipio con menos licencias que como lo recibimos, no importa cuántas, pero que sean menos”, enfatizó.
Cabe resaltar que al inicio de la gestión de Antonio Martín del Campo operaban 4,508 licencias reglamentadas que dejó otorgadas la pasada administración, por lo que se estima que heredarán a la también panista Teresa Jiménez 4,478; el funcionario municipal destacó que en su mayoría son permisos otorgados a las cerveceras, que las operan a través de las tiendas de abarrotes a las cuales brindan en concesión el producto y les facilitan la venta.
“De todos los giros, desde abarrotes con venta de cerveza, cervecerías, vinos y licores, restaurantes, bares, de todos, hasta centros nocturnos hemos cancelado, en el último mes probablemente unas 15 licencias han sido canceladas. Las solicitudes son la gran mayoría para abarrotes con venta de cerveza o vinos y licores; de establecimientos son muchas menos de ese tipo, deben ser entre 500 o 600 de lugares de entretenimiento”, indicó.
Finalmente, Cortina Reynoso puntualizó que no se otorgarán más permisos para la zona centro, en donde actualmente operan 64 establecimientos de este tipo, solamente en las calle de Madero y Carranza.
“El alcalde ha considerado que en esa zona se ha llegado al tope máximo, por lo que no se ha abierto ni una sola licencia nueva, ningún establecimiento nuevo; hemos cambiado de domicilio algunos, si alguien quiere abrir uno en Madero y Zaragoza, y hay unos sin usarse en Carranza y J. F. Elizondo, se hace el cambio de domicilio, se arreglan entre ellos y es el mismo establecimiento en otro lado, pero no incrementamos el número”, afirmó.