La falta de trabajo lo obligó a buscar alternativas de ingresos
Así fue como nació la “Churrería El Vagabundo”

“La necesidad es la madre de todas las buenas ideas” y Churrería “El Vagabundo” nació luego de que Guillermo Sánchez Montes mejor conocido como “El Pato”, perdió un empleo y recibió la noticia de que sería papá, esto despertó en él el hambre de servir y complacer los paladares de sus clientes creando algo en donde pudiera plasmar su ingenio, su perseverancia, pero sobre todo su pasión, lo que se tradujo en deliciosos y únicos churros.

Pato sería el padre de un bebé que vendría con “el churro bajo el brazo”, pues su hijo fue la inspiración para emprender este negocio que ahora le ha brindado tantas satisfacciones y planes para el futuro.

“A la hora de enfrentar al churro cara a cara, me vi con un gran problema, porque no es tan fácil, yo duré entre 8 y 9 meses trabajando con el producto hasta que pude hacer algo de calidad, yo no quería ofrecer sólo un churro de la esquina o de afuera de la iglesia, yo quería que los míos fueran diferentes, mejores”, aseguró el joven emprendedor.

Luego de tantos intentos se enfrentó a la prueba de fuego, venderlos afuera de su casa en el fraccionamiento Jesús Terán, para más tarde ofrecerlos en las tiendas del barrio y luego extenderse en el centro, hasta con la ayuda de un préstamo poder poner un local en esta zona y desde ahí distribuir sus novedosos churros.

El hombre, según él, viene a tres cosas a la tierra: ser feliz, crear y servir; emprender este negocio hace que Pato cumpla con estos conceptos, pues es un proyecto que lo llena de pasión; luego de cientos de pruebas y errores, logró crear un producto que atrapa a los paladares de sus clientes; y finalmente él trabaja con la filosofía de que un negocio sirve principalmente para ayudar a las personas, y después, para ganar dinero.

Los churros son españoles, sin embargo, México los adoptó como suyos desde la colonización, comida que se volvió muy popular durante la Revolución; “las comidas más famosas de la tierra son hijas de la guerra, son comidas que sustentan a los pueblos cuando hay escasez y se hacen famosas por eso”, comentó.

-¿A dónde te gustaría llegar con tu proyecto?

“Churrería El Vagabundo va estar en todo el mundo”.

La seguridad con la que respondió Pato no es en balde, pues Pato informó en exclusiva para EL HERALDO que El Vagabundo será la primera churrería que les venda churros a los españoles puesto que fueron invitados a participar ente año en una falla en Valencia; “eso es como si viniera un chino a vendernos tortillas (…) seré el primer churrero mexicano que le vende churros a los españoles”.

“El Vagabundo” no sólo es el nombre de la churrería, también es la forma en la que un buen amigo de Pato se refería a él, pues cuando era más joven anduvo vagando sin rumbo fijo; “el nombre de la churrería tiene que ver con mi pasado, con mi vida de antes, con quien fui antes de emprender este negocio”, ahondó Guillermo.

El Pato se siente también orgullosos de haberse convertido en punto de referencia para otros empresarios, pues luego de que “El Vagabundo” salió al mercado, muchos han querido tomar su ejemplo y ofrecer sus productos, algunos sin éxito; “a casi cinco años de haber abierto “El Vagabundo”, se han abierto yo creo que unas 15 churrerías aunque antes nadie había pensado en poner una churrería, sin embargo, ahorita sólo quedan como 2, han querido hacer prácticamente lo mismo que nosotros, pero yo creo que ese ha sido su error”.

-¿Cuál es el churro estrella del Vagabundo?

“Todos, todos tienen algo especial, algo diferente, hacemos churros clásicos, con relleno de varias mermeladas, con queso y relleno, con nata, cubiertos de galleta, churros salados. El establecimiento cuenta con más de 50 variedades de churros; hacemos pastas con mezcal, con whisky, con cerveza, azafrán, con mil cosas”.

-¿Qué tan difícil es ser un emprendedor aquí en el estado?

“Aguascalientes es un lugar con mucha oportunidad de crecimiento, pero a veces la gente es medio quisquillosa, pero ser emprendedor implica mucha pasión; el tema del emprendedurismo es auge en México, pero aunque se considere emprendedor a cualquier chavo que abrió un negocio, no es así, un emprendedor de verdad es aquel que se compromete con su proyecto, tienes que amar tu proyecto y estar seguro de lo que vas abrir, porque cuando no hay dinero y hay un chorro de broncas, el amor a tu proyecto es lo único que te va a mantener de pie”.

Finalmente, Guillermo Sánchez Montes informó que está nominado para el Premio Juventud Aguascalientes, que de ser ganadores los recompensarían con dos cosas, la más importante el reconocimiento al equipo de trabajo de “El Vagabundo” y un premio en efectivo; “nos mandaron una invitación diciendo que les parecíamos un buen perfil para participar en dos categorías, ingenio emprendedor y el premio de la juventud, cosa que me tiene muy emocionado”, concluyó el empresario.