La capilla del Sagrado Corazón de Jesús, en la comunidad El Cariñán, abrió sus puertas para recibir a Fabián Medina Muñoz y Nayeli Reyes Huízar, quienes libremente y convencidos de su amor acudieron al recinto para contraer matrimonio.
Al lado de sus padres, Lorenzo Medina Rivera e Irma Muñoz Olivo, el novio hizo su arribo para unir su vida a la mujer que eligió como esposa. Ella, con su hermoso ajuar llegó acompañada por sus padres, Ismael Reyes y Olivia Huízar para tomar la mano de su prometido y ante Dios ser desposada.
Entre los asistentes, destacó la presencia de sus padrinos de velación, Rito Serna Lupercio y María de Jesús Muñoz Olivo.
Fabián y Nayeli juraron al Altísimo respetarse y ser fieles dentro de su hogar por el resto de su existencia, quedando sellada su unión sacramental con el lazo que fue bendecido por el sacerdote, Refugio Lomeli Crespo, quien presidió su ceremonia religiosa.
El importante acontecimiento fue gratamente festejado en el salón La Fortuna, donde fueron bien recibidos con un brindis que sus familiares y amigos ofrecieron en su honor, para desearles infinita felicidad en pareja.

Compartir
Artículo anteriorSon esposos
Artículo siguienteJuran amarse toda la vida