Saúl Alejandro Flores

Queridos lectores, continuamos con el tema de la captación de agua de lluvia a propósito de este periodo que estamos viviendo con continuas precipitaciones pluviales, como lo mencioné con la intención de concientizar y poner a su alcance diversos conceptos y componentes que son parte de los sistemas de captación de agua de lluvia (SCALL).
La semana pasada nos quedamos con el tratamiento entendido, de cómo el proceso al que se somete el agua de lluvia para garantizar cierta calidad y que tenga un determinado uso. Esta fase comprende la filtración, potabilización y el tratamiento puede iniciar incluso antes de llegar a los filtros con un sistema de prefiltro en las canaletas, que mencionamos la semana anterior.
Ahora bien, la filtración se entiende como el proceso para separar un sólido de un líquido, al hacer pasar a través de un medio poroso (filtro) y por el cual puede pasar el líquido fácilmente. De manera detallada se dice que en la filtración primaria se retienen las partículas de mayor tamaño y peso (los filtros varías según la calidad deseada y el método que utilicen), el proceso de potabilización consiste en desinfectar, eliminar bacterias e impurezas que contiene el agua para dejarla en condiciones aptas para el consumo humano. En este tratamiento pueden utilizarse filtros especiales con UV.
Es importante responder cómo se da la interacción entre los componentes de un SCALL, porque ya se hablaría de un sistema en conjunto, entre la captación, almacenamiento y aprovechamiento, aspectos que vale le pena considerar al diseñar un sistema doméstico o en un complejo habitacional o de pequeña industria. Aquí es importante considerar todos los detalles técnicos que se mencionaron la semana pasada para una mejor eficiencia del sistema.
En la actualidad tenemos una escasa gestión sustentable del agua, son contados los países y regiones o ciudades que tienen un sistema destacado, porque la mayor parte están perdidos en la impotencia e ignorancia, además de una indiferencia. En el sector hídrico es preocupante ver cómo las principales fuentes de abastecimiento en las zonas urbanas y rurales y sobre todo en zonas con severo estrés hídrico, como Aguascalientes donde el recurso se está agotando, consecuencia de la ausente gestión del recurso, sumado a un inevitable incremento poblacional, que parece tampoco importar y con ellos las manchas urbanas y la demanda de recursos que requieren agua, como los alimentos y algunos productos industriales con alta huella hídrica, como parte de esos hábitos consumistas; además de consumir o depredar el agua viene la consecuencia al final del ciclo con la contaminación de todos los cuerpos de agua, ríos, lagos, lagunas, acuíferos y mares, por consiguiente el resultado es cada vez una disminución del porcentaje de agua para aprovechamiento y consumo humano, además parece ser que existe un alto interés en generar más riqueza a través de la privatización de los servicios de agua, por ello, a lo mejor se diluye el problema dentro de la apreciación de los usuarios, pues al reducir nuestras fuentes de abastecimiento superficiales y subterráneas, se tendrá que recurrir inevitablemente al agua de mar y las desalinizadoras que son una maravillosa tecnología, pero que para Aguascalientes tendría un alto impacto social y económico.
Ya he mencionado en este espacio en innumerables ocasiones que ello significaría ante la imposibilidad del Estado ceder inevitablemente a la iniciativa privada la extracción, desalinización, conducción, potabilización y distribución del agua procedente del mar y eso será a un alto costo que aún no podemos imaginar, en este momento sólo conocemos organismos operadores de agua privados como la concesionaria en Aguascalientes o aquellos que desde figuras como los organismos públicos descentralizados o unidades administrativas de los municipios abastecen de agua a las poblaciones, pero ahora estaríamos ante una nueva figura que podría emerger, es decir, un organismo operador privado que incluso abastezca de agua al uso agrícola, eso sería un auténtico monopolio, que parece ser no se ha considerado, pero que existe un alta probabilidad de existir dentro de algunos años.
He ahí la importancia de contar con una adecuada gestión del agua y esto no es reñir con las empresas, sino mantener los equilibrios que son sanos en cualquier aspecto de la vida ante el que se tenga enfrente, por tal motivo, el contar con un sistema SCALL no sólo a nivel de poblaciones o urbes, sino en lo particular en el uso doméstico, realmente impactaría en los ahorros de agua reduciendo el alto consumo de agua subterránea, contando por supuesto con otros sistemas de captación y almacenamiento de agua de gran envergadura, que además serían paliativos ante las amenazas del cambio climático y las sequías, buscando concluir el eficaz aprovechamiento del agua en el uso agrícola cuyas mayores pérdidas se dan por evaporación y filtración, además que estas obras pueden ser solución para evitar las inundaciones, tener un sistema puntual e innovador en el control de avenidas y aprovechamiento de agua, digo un ejemplo que faltaría ver su factibilidad y varias condiciones.
En este tema por ejemplo, diría que podría ser que para evitar inundaciones en López Mateos podría habilitarse al parque Hidalgo como una reserva de agua de lluvia, evitando las inundaciones y captando agua, pensando en una infraestructura, novedosa, hago la aclaración que esto que menciono carece de estudios de factibilidad y tendría que estudiarse, por supuesto recomiendo ver otros sitios dentro de la ciudad o del Estado que permitan captar y en su momento aprovechar el agua de lluvia, cuando sea temporada y considerar otros usos en los meses de estiaje. Amables lectores, éstas podrían ser acciones que permitirían que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.
Comentarios: saalflo@yahoo.com twitter: saul_saalflo