Maravillosa edad es a la que arribó Daniela Arizte Mora, al celebrar su decimoquinto aniversario de vida.
Con enorme gratitud, la joven se presentó en la capilla del Sagrado Corazón (Los Fresnos), donde elevó sus oraciones para pedir por la salud y el bienestar de sus seres queridos, así como por ella para que sea Dios quien la guíe por el buen camino de la fe.
Durante la ceremonia, la joven compartió inolvidables momentos con sus papás, Javier Arizte Galicia y Cecilia Mora González, además de sus padrinos, Javier Arizte Gutiérrez, Edgar Mora González y Lilia Galicia Flores.
Después de la ceremonia, la familia Arizte Mora, ofreció elegante recepción en conocido centro nocturno donde decenas de jóvenes acompañaron a la quinceañera en una velada excepcional.
El momento más significativo fue cuando la joven, acompañada de sus papás, partió su pastel de cumpleaños para después disfrutar la música de moda que abrió la pista de baile.

Compartir
Artículo anteriorCelebra XV años
Artículo siguienteDichosa ocasión