José de Jesús López de Lara

Un fuerte “golpe” al crimen organizado fue el que dieron policías estatales y personal del Ejército Mexicano, al decomisar 120 kilogramos de marihuana que eran transportados en el área de paquetería de un camión de pasajeros foráneo, el cual había salido de Puerto Vallarta, Jalisco y tenía como destino la ciudad de Reynosa, Tamaulipas.
Este importante decomiso se registró el domingo cerca de las 03:30 de la madrugada, en el punto de revisión instalado en la Puerta de Acceso Sur, en la carretera federal Panamericana 45 Sur a la altura del poblado de Peñuelas.
Se informó que mientras militares y policías estatales llevaban labores de revisión en la Puerta de Acceso Sur, en determinado momento llegó un camión de pasajeros foráneo marca Irizar, de la línea Futura, con número económico 4688 y placas de circulación del SPF.
Los policías estatales le pidieron al chofer identificado como Adrián “N”, de 53 años, que detuviera la marcha ya que se iba a realizar una revisión de rutina, tanto a los pasajeros como al área de equipaje.
La revisión fue realizada por militares con un binomio canino.
Fue así cuando al momento de inspeccionar el área de equipaje, el perro adiestrado para la detección de droga, explosivos, armas de fuego y papel moneda, marcó cuatro cajas grandes que fueron separadas del resto del equipaje.
Luego de terminar con la revisión general, los militares y policías estatales procedieron a revisar el contenido de las cajas, descubriendo que en el interior había un total de 21 paquetes de los denominados “ladrillos” y que estaban confeccionados con cinta canela, los cuales contenían marihuana, con un peso bruto de 120 kilogramos.
Al tratar de identificar al propietario de la droga, el chofer señaló que dichas cajas habían sido enviadas a través de un servicio de paquetería.
Por tal motivo se procedió al aseguramiento de las cajas con marihuana, que fueron trasladadas a las instalaciones de la Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR, donde quedaron a disposición del agente del Ministerio Público adscrito a la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA).
Al mismo tiempo, agentes federales de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), iniciaron las investigaciones correspondientes a fin de identificar al remitente y al destinatario del cargamento de la droga decomisada.
Se estableció que los 120 kilos de marihuana fueron “embarcados” a través de una empresa de paquetería en Puerto Vallarta, Jalisco y que tenían como destino la ciudad de Reynosa, Tamaulipas.